Las joyas del nido

Pasa el cercanías a lo lejos. Ya no lo oigo. Se habrá metido en el tunel.
Abro la ventana de mi habitación aunque sé que ya no estará a mi vista.
Es mi habitación, en casa de mi madre (y de mi padre).

Con la ventana abierta oigo una urraca graznar “ruacarracarrá”.
Me asomo más y la veo posarse aquí abajo, sobre una farola.
Me inclino más. Para seguirla con la mirada me doblo sobre los olorosos geranios de mi madre.

El piar de un gorrión pasa por allá, más lejos.
No miro, por no perder de vista a la nerviosa urraca.
Las plumas negras son más bien verdeoscuras cuando las da el sol, que brilla ahora que no llueve.

La urraca, que también será madre, tendrá el nido lleno de joyas, y sus polluelos se asomarán también al oír el tren.

Publicado en pensamientos

No necesitamos más seguridad sino menos miedo

Da igual lo que tengas. La felicidad depende más de lo que temes perder que de lo que te falta.

Conozco gente con poco y gente con mucho y el miedo no reconoce méritos, sino que visita a unos y a otros sin criterio.

Pasa también con el miedo a la muerte. Da igual lo real que sea la amenaza. La infelicidad depende más del miedo que del grado de seguridad.

No reconozco a la sociedad europea. No somos Palestina, ni Beirut, ni Alepo, pero el miedo nos visita a todos por igual como si no entendiese de razones.

No necesitamos más seguridad sino menos miedo.

Publicado en pensamientos

Los gasoductos y la guerra en Oriente Medio

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, más de 320.000 personas han muerto en la guerra civil de Siria desde 2011.
Según Iraq Body Count, han muerto más de 36.000 personas en Irak desde el 2013.

Esta tragedia no tiene sentido. ¿Son guerras de religión? ¿Son terroristas? Al Qaeda, el Estado Islámico (ISIS), Bashar al-Asad, los chiís, los suníes. Necesitamos hablar de gasoductos para entender la situación.

La energívora Europa tiene una profunda dependencia del gas Ruso. Para evitarlo, en 2006 se concibe el proyecto del gasoducto Nabucco. Este gaseoducto traería el gas desde Mar Caspio (Kazajistán, Turkmenistán, Azerbaiyán e Irán).

Gasoducto Nabucco

Pero Rusia contraatacó. Acaparó todo el gas disponible en Asia Central y el Caspio para negar suministros a Nabucco y anunció la creación de dos nuevas vías de suministro a Europa: los gasoductos North Stream y South Stream.

Gasoducto South Stream

Europa, tras la cancelación del proyecto Nabucco, dará luz verde al gasoducto Trans Adriático, que consolidará la unión energética del sur de Europa con Turquía.

Trans_Adriatic_Pipeline

Pero los grandes clientes de Rusia están en recesión. En 2014, tras la Crisis de Crimea, se enfrían las relaciones con Europa y Rusia decide paralizar el South Stream y mirar hacia Oriente Proximo (Turquía, Siria, Líbano, Israel y Chipre) y hacia China. Nace el gasoducto Turkish Stream.

Gasoducto Turkish Stream

Qatar también pierde clientes (EEUU le compra un 40% menos gracias al fracking y demás). Empieza a buscar nuevos clientes y mira a Europa. Nace el gasoducto Árabe Qatar-Turquía.

gasoducto Árabe Qatar-Turkia

El principal competidor de este gasoducto es el gasoducto Irán-Irak-Siria.

iran-lines

Por lo tanto, hay una carrera gasística en Oriente Próximo. Pero conviene recordar el papel que tiene la religión en todo esto.

Bashar al-Ashad en Siria, la mayor parte de Irak e Iran son musulmanes chiís. Esto y el gasoducto Irán-Irak-Siria les convierte en aliados.

El Estado Islámico y los rebeldes en Siria (Al Qaeda) son musulmanes suníes. Yemen, Arabia Saudí y Qatar también. Esto y el gasoducto Árabe Qatar-Turquía, les convierte en aliados.

Mientras Bashar al-Ashad esté en el poder, no permitirá que el gasoducto Árabe pase por Siria. Por otro lado, Qatar y Arabia Saudí no van a permitir la construcción del gasoducto Irán-Irak-Siria.

¿Y Occidente? ¿Quiénes son los buenos y quiénes son los malos para nosotros? Para EEUU los malos son el Estado Islámico.
En Irak el Ejército Iraquí, creado y armado por EEUU tras su invasión en 2003, combate contra el Estado Islámico.
En Siria, EEUU apoya y arma a los rebeldes moderados sirios, pero solo para que combatan al Estado Islámico, no para ir contra Bashar al-Ashad.
Por último, Irán ya no es tan enemigo, ni su programa nuclear es tan amenzaza como antes.

En fin. Parece una macabra partida de Risk.

Referencias:

Publicado en economía, geografía, historia, política, religión